Blog Bootstrap

15 de marzo de 2015

Soy Alejandro Barba, Ingeniero en Informática por la Universidad de León, y desde hace diez años ejerzo como programador, analista, consultor, arquitecto, gestor o lo que haga falta según las necesidades precisas del proyecto en cada fase de su ciclo de vida o de sus necesidades de negocio.

Supongo que decidí lanzarme al estudio de una ingeniería debido a mi pasión por la informática y, por que no decirlo, porque se me daba bastante bien a nivel usuario. El mío fue un caso de vocación tardía, dado que fue la informática quien me encontró gracias a que, con quince años, mi hermano me regaló mi primer ordenador, un Pentium I MMX a 166Mhz, aunque por aquel entonces lo llamábamos simplemente Pentium.

Mis estudios como ingeniero me han servido para desechar una gran cantidad de ideas erróneas preconcebidas, aprender organización, a organizarme a mí mismo y, por qué no decirlo, a entender cada uno de los pasos y mecanismos que entran en juego desde que se pulsa una tecla en el teclado hasta que vemos escrita la letra en la pantalla, es decir, a deshechar la magia del proceso y quedarnos tan sólo la ciencia. Pero no es que dichos estudios me hayan servido, en el sentido estricto de la palabra, para aprender a programar, eso se aprende después. Lo que sí han conseguido ha sido ponerme en el camino de las preguntas correctas, a las que voy encontrando respuesta en los compañeros, la experiencia y, sobre todo, en una buena cantidad de libros.

Hace ya bastantes meses se me ocurrió la idea de organizar y estructurar mis ideas y plasmar el resultado en un blog. El resultado debía ser un blog que fuera capaz de dar respuesta a las dudas más sencillas y arrojar cierta luz sobre las grandes preguntas, es decir, que contuviera tanto recetas DevOps para configurar paso a paso un sencillo servidor Web como ideas y buenas prácticas que pudieran ayudar a diseñar un proyecto complejo y escalable.

Además de contar con recetas para hacer tareas específicas a modo de tutorial, plantear problemas y ofrecer soluciones a grandes cuestiones de diseño y arquitectura para sistemas complejos, el blog debería hacer todo esto desde un punto de vista Agile, es decir, enseñarnos desde el minuto cero cómo ser ágiles y tener en cuenta cómo sacar el mayor provecho al agilismo. Aunque veremos las principales diferencias entre diversas metodologías ágiles nos centraremos en aquella que, por mi experiencia profesional y preparación, conozco en mayor grado, Scrum.

El objetivo del blog no es proporcionar todas las respuestas sobre lo que debe ser, qué debe saber o cómo debe actuar un arquitecto Agile, sino sembrar una buena cantidad de preguntas y problemas y ofrecer posibles soluciones a los mismos. Será tarea vuestra aplicar o adaptar dichas soluciones a vuestros problemas o lógica de negocio y sus circunstancias concretas. También espero que sirva como aliciente o punto de partida para abrir nuevas vías de investigación y experimentación que den lugar a desconocidos y emocionantes niveles de excelencia, productividad y retorno de inversión.

Os invito a acompañarme en esta aventura que, semana tras semana, podremos ir descubriendo y comprendiendo juntos.